Las muchas vidas y lecciones de Augusto Gómez Villanueva Excelsior

Las muchas vidas y lecciones de Augusto Gómez Villanueva. Noticias en tiempo real 11 de Febrero, 2024 03:43

José Antonio Meade KuribreñaAugusto Gómez Villanueva ha sido legislador con todos los presidentes de México, desde López Mateos hasta López Obrador.
El viernes 15 de octubre de 2023 desayunó en mi casa.
Ese día, con compromiso y alegría, tomaba posesión como presidente de la Comisión Nacional de Fortalecimiento Partidista y Cohesión de la Militancia.
Recién cumplía 94 años.
En muchos países se vive con orgullo su historia y se reconocen las vidas de sus mujeres y hombres públicos sin soslayar fallas y contradicciones.
En México nos falta reconciliarnos con nuestra historia, con los nuestros y a veces entre nosotros.
Ésa es la motivación de estas líneas.
Una vida como la de Augusto, quien fuera descrito como una combinación entre Emiliano Zapata, Jorge Negrete y Pedro Infante, es una gran oportunidad para empezar.
Sigue vigente, y fue, a veces testigo, en ocasiones actor, en momentos líder, de repente perjudicado y más de una vez opositor de distintos proyectos y visiones de país.
Es sorprendente cuánto del México de hoy, con todos sus matices, retos, debates, pendientes, puede trazar su origen a decisiones, momentos o instituciones en los que Gómez Villanueva fue partícipe.
Repasar la vida de Gómez Villanueva implica hablar del campo y del ferrocarril.
Hacer escala en los internados para hijos de obreros y campesinos, pasar revista en el Colegio Militar y con un Goya celebrar sus estudios en la UNAM.
Detenerse en los poderes Legislativo y Ejecutivo.
Registrar los principales hitos de su vida partidista y como líder social.
Viajar a Italia y Nicaragua, donde fue embajador, sin despegarse nunca de Aguascalientes.
Son muchas las arenas en las que se ha desenvuelto y los actores con los que ha interactuado.
Primeros pasosHijo de Eugenia Villanueva y Macario Gómez, del Istmo de Tehuantepec.
Su padre, campesino zapoteco, vivió la Revolución y se asentó como ferrocarrilero en Aguascalientes.
De ahí le viene parte de su temperamento y carisma.
En su familia se sintetizaba la Revolución y sus anhelos.
La forja del ferrocarril era tan dura que a los trabajadores se les conocía como hijos de Vulcano.
Algo de eso quedó en el carácter de Augusto.
Sus primeros años nos ayudan a entenderlo.
Antes de los 16, ya había experimentado alegrías, tristezas, ausencias, traiciones, esperanzas y desilusiones.
Era el México de Lázaro Cárdenas y de la expropiación petrolera, de la muerte de su mejor amigo en primaria, de su primer sueldo como trabajador auxiliar en los talleres del ferrocarril, de la euforia de la candidatura y triunfo de su padre como diputado, del desencanto de ver la victoria arrebatada en la calificación del Congreso.
El ánimo de prepararse para alcanzar lo que la vida le acababa de arrebatar a su padre, lo llevó a participar en la convocatoria para el concurso de ingreso al “Internado de Segunda Enseñanza Número 6, para hijos de Trabajadores” en Durango.
Internados CardenistasAsí de golpe y porrazo, apenas entrado en la adolescencia, deja Aguascalientes por Durango.
Será uno de los hijos de obreros y campesinos que habrían de encontrar oportunidades en los internados fundados por Lázaro Cárdenas.
Ahí desarrolló afectos y experiencias.
Escucharlo hablar de esos años es conocer un México que se batía en el analfabetismo, en donde aún en el internado se pasaba hambre y frío.
Pero también de un país en donde maestros y alumnos inspiraban por su compromiso y deseo de un mejor destino colectivo.
Ahí empieza a desarrollar su liderazgo, a recorrer el país, a integrarse en las sociedades de alumnos y concebir sueños y anhelos propios al tiempo que le daba voz a los de su generación.
Los internados fueron semillero de políticos importantes.
Amiguero, y dicen, rompecorazones, todavía se encuentra, en Durango, la banca y el parque donde Augusto convocaba y congregaba afectos.
La emoción social del general Cárdenas se reflejaba en esos internados.
De ahí, seguramente, venía la afinidad de Gómez Villanueva con el general y su familia, y de ellos con él.
Augusto fue el orador en las exequias del presidente Cárdenas.
Colegio MilitarContinuó su educación secundaria en el Colegio Militar.
Es usual encontrar a Augusto reunido con sus muchos amigos de nuestras instituciones castrenses.
Consideraba que su vocación patriótica y emoción popular, les daba una visión y pulso del país y sus retos que era clave conocer.
La intersección de Augusto con nuestras Fuerzas Armadas se expresa en las instalaciones del Heroico Colegio Militar.
Todos los instrumentos políticos y jurídicos, desde la expropiación hasta el reordenamiento, se desplegaron para que contaran con esas instalaciones.
De esa cercanía le viene el lenguaje con el que Augusto planteaba algunos de sus consejos.
Decía que “un buen general recoge heridos y armas después de cada batalla”.
También comentaba  que “cada batalla exigía su ejército y que si uno no contaba con él, mejor retirarse”.
De esa afición y cercanía probablemente  le viniera el mote de Jefe de la Brigada del Bigote Grande.
Universitario y Nabor CarrilloAugusto fue universitario desde la preparatoria, es producto y fue maestro de sus aulas.
Nuestra Máxima Casa de Estudios lo es por muchas razones.
Es un espacio de élite, de movilidad y de poder.
Expresamente formaba cuadros con esa vocación, los exponía a un lenguaje que les permitía hablarse de tú con la modernidad.
Era, por lo mismo, un instrumento fundamental para dotar a nuestra sociedad de movilidad social.
Eran tan pocos los que llegaban, y tanto lo que la preparatoria y la universidad ofrecían, que no sorprende que detrás de esos estudiantes hubiera una gran historia de vida.
Tampoco sorprende que por delante, muchos de sus graduados aportaran con sentido de responsabilidad y gratitud.
En la experiencia universitaria de Augusto, la relación que construyó con Nabor Carrillo fue fundamental.
El diálogo se daba como estudiante y como líder de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).
Aquí coincidió con Alfredo V.
Bonfil y Alberto Cinta.
Nabor Carrillo llega a la rectoría con un perfil muy inusual.
“Sabio científico” rompía la tradición, de que los rectores fueran abogados o médicos.
Era un ingeniero especialista en mecánica de suelos y en energía nuclear.
 En uno de muchos encuentros que tuvo con él, preguntó Augusto al rector cuál era el secreto para adquirir sabiduría.
Su respuesta sorprendió por la forma como Carrillo combinó ciencia y fe.
“Mira Augusto —dijo— encontrar la sabiduría es igual que profesar una religión; para adquirir sabiduría o fe en Dios, basta que te decidas a buscar para encontrar”.
Un breve repaso de algunos de los eventos que generaron tensión permite dar cuenta de que, en México, hay heridas que llevan años sin cicatrizar y fallas, que con pequeñasperturbaciones producen reacciones sísmicas.
Conflicto por AlemánA la generación de Augusto le toca abandonar el Centro para mudarse a Ciudad Universitaria, que hoy es reconocida como Patrimonio de la Humanidad.
Fue un legado claro del gobierno de Miguel Alemán.
Sin embargo, la comunidad se dividía entre quienes querían reconocerlo y los que lo rechazaban.
A la distancia sorprende la virulencia del debate de los universitarios.
Al final se instaló una estatua que terminó volando en pedazos con cuatro detonaciones.
La huelga del PoliAugusto y Cinta vivieron la huelga del Instituto Politécnico.
Uno de los mayores irritantes en la dinámica del movimiento fue el arresto de Nicandro Mendoza.
Su arresto provocó indignación y llevó a una intensificación de las protestas.
Augusto y Alberto habían construido una relación de confianza con Benito Coquet, secretario de la Presidencia.
Lo habían buscado para pedirle consejo sobre una invitación al Festival de la Juventud en Moscú.
Coquet aconsejó que no aceptaran la invitación.
Ahora eran Cinta y Gómez Villanueva quienes mediaban y aconsejaban a Coquet sobre la importancia de liberar a Nicandro (quien, por cierto, sí asistió al festival).
Confiando en el buen juicio de los jóvenes estudiantes, intercedió Coquet, y Nicandro fue liberado.
Conflicto con el Pulpo CamioneroUn tercer conflicto tuvo que ver con las condiciones del transporte público y la atención que daban a los estudiantes.
En un accidente vinculado con dicho transporte, Alfredo Bonfil resultó con una fractura de cráneo y estuvo hospitalizado varios días.
Como protesta, los estudiantes empezaron a secuestrar masivamente camiones.
Cinta y Gómez Villanueva fueron instrumentales para transmitir a Nabor Carrillo el sentir de la comunidad y las acciones necesarias para distensar.
Lo primero era ir a ver a Bonfil para que se sintiera la solidaridad del rector.
Fueron juntos al sanatorio y el rector ofreció pagar los gastos.
Decía Carrillo, “si un estudiante toma un camión, es un delito, si diez estudiantes toman un autobús es una falta grave, pero si mil estudiantes toman cien camiones, es un problema social”.
El rector y muchos liderazgos estudiantiles y gubernamentales lograron evitar que se incrementara la tarifa de las rutas que servían a Ciudad Universitaria, que se liberaran los camiones y que se reanudaran las clases.
La faceta de universitario, el amor a la docencia, la disciplina de escribir, fueron espacios que Augusto fue haciendo suyos y que se imprimieron en su ser.
     LegisladorPocos mexicanos han tenido la trayectoria legislativa de Augusto.
Cada legislatura tiene su lugar en la historia por quienes ahí se dieron cita, lo que desde la más alta tribuna aportaron al debate, lo que gestionaron, así como las iniciativas que impulsaron o las que contuvieron.
Dos experiencias siempre marcan la vida de un congresista.
Contestar un informe y participar en la liturgia de transmisión de poder.
Augusto tuvo la oportunidad de hacer ambas.
Fue el encargado de contestar el primer Informe de Gobierno de Díaz Ordaz y trascendió al ser quien entregó la banda presidencial del saliente Echeverría al entrante López Portillo.
La Calificación de la Elección de 1988México se distingue en América Latina porque desde 1934, cada seis años de forma institucional y pacífica, se transmite el poder dentro de la Constitución.
Varias veces hemos estado cerca de una ruptura del orden constitucional.
Augusto estuvo al centro de una de ellas.
En 1987, un grupo de priistas demandando mayor apertura, integró dentro del PRI a la que denominaron Corriente Democrática.
Augusto era amigo de muchos de ellos.
La candidatura de Carlos Salinas de Gortari precipitó el rompimiento de la Corriente con el Partido.
Augusto privilegió su compromiso con su partido y lealtad con el Presidente.
La Corriente se convirtió en Frente y participó en la elección.
Sorprende que PARM y PPS, partidos que se ubicaban cerca del priismo, se sumaron al Frente.
La caída del sistema fue un momento de grave vulnerabilidad e incertidumbre.
Al final, sin embargo, los votos se contaron, se vació el resultado en actas por casillas, se integraron cómputos distritales y triunfaba Carlos Salinas.
La elección de diputados y del Presidente, desde la Constitución de 1824, tenía que ser calificada por el Congreso.
A Gómez Villanueva le tocó integrar la legislatura que calificó la elección del presidente Salinas.
Según lo platica Augusto, fueron momentos estrujantes.
Diferentes actores politizaron la calificación.
Algunos lo hicieron para dejar un testimonio, otros, de plano, buscando provocar una ruptura constitucional.
El PRI perdió casi los mismos distritos en 1988 que todos los que había perdido en los 40 años previos.
Contaba solamente con 260 de los 500 diputados.
Una coalición opositora apoyada por un puñado de priistas podría controlar el Colegio Electoral y buscar anular la elección.
Tanto por aritmética como por proceso, las horas del día no daban para terminar en tiempo.
Las galerías estaban tomadas por expresiones violentas que recurrieron, incluso, a manifestaciones biológicas.
Al final, la fórmula para superar la crisis se construyó por la vía del diálogo y se pudo conjurar el fantasma de golpe de Estado que rondaba por San Lázaro.
Legislador.
— La creaciónde la Financiera RuralYo conocí a Augusto desde que iba en preparatoria.
Era amigo de mi papá.
De esos encuentros yo me llevaba la impresión de estar casi frente a la historia.
A él le llamaba la atención que yo lo tuteara.
En mayo de 2002 fui nombrado como director del Sistema de Bancos Rurales (Banrural).
Dirigirlo era una prueba compleja.
Banrural como sínodo, no dejaba medias tintas.
Algunos de sus titulares ocuparon después secretarías, casi igual número enfrentaron procesos jurisdiccionales.
Banrural perdía varios miles de millones de pesos al año.
Lo hacía, sin que eso dejara beneficio ni al campo ni a los campesinos.
En diálogo con el presidente Fox y en acuerdo con ambas secretarías, la de Hacienda y la de Agricultura, se sometió, a instancias del Consejo del Banco, una iniciativa para liquidar Banrural y crear la Financiera Rural.
La iniciativa se turnó a varias comisiones y tuvo un tránsito legislativo complejo.
El PAN no tenía mayoría en el Congreso y la iniciativa no transitaba sin los votos del PRI.
El equipo de administración esperábamos humo blanco afuera de la plenaria del PRI.
Como el debate se prolongara y las dudas subsistieran, el diputado Rodríguez Barrera me invitó a enfrentar las preguntas y cuestionamientos de la bancada del PRI que coordinaba.
Cuando me disponía a hacerlo, pidió la palabra Augusto.
Hizo un recuento brillante de la historia del Crédito Rural y por qué la Financiera Rural era una evolución natural.
Relató también con detalle el procesamiento legislativo que se había seguido.
Después de escucharlo habló Víctor Gandarilla, coordinador de la bancada cenecista y dijo simplemente, “la CNC estuvo de acuerdo en el Consejo, acompañó el análisis y lo enriqueció, Augusto ya se pronunció.
¿Alguien aquí querrá después de eso votar en contra?”.
Ahí terminó el debate sin que yo tuviera que hablar.
Para quienes participamos en el proceso, nos queda la satisfacción de que Banrural se cerró porque perdía dinero y la Financiera porque tenía y lo querían utilizar para otros fines.
Legislador.
— Constituyente de CDMXTuvo Augusto otra oportunidad inédita en lo legislativo.
Le tocó ser diputado constituyente para la Ciudad de México.
Los debates que ahí se dieron dan cuenta de las diferentes formas de entender la ciudad y el país.
Augusto, el decano, fue una voz de moderación que aportó a la gobernanza y a la construcción de consensos.
La agenda de análisis del Constituyente de la CDMX incluyó desde el matrimonio igualitario, ambulantaje, plusvalía, mariguana, aborto y eutanasia, y las fórmulas de democracia participativa.
Legislador.
— Alfa y OmegaLas primeras incursiones de Augusto en el Congreso se dieron en la etapa en la que el PRI era el poder hegemónico.
Esta última se da bajo la hegemonía de Morena.
Nadie como él para contrastar fondo y forma de ambos.
Al respecto, hace algunos años PRI y PAN discutían sobre un fraude que presuntamente cometió el PAN en perjuicio del PRI en Baja California.
Dicen quienes ahí estaban que quien llevaba la voz del PAN decía: “ya entendí, el PRI se queja de que el PAN le hizo al PRI lo que el PRI acostumbraba hacer al PAN”.
“No he sido claro” se le respondió.
“Nuestro reclamo es que el PAN le hizo al PRI, lo que el PRI hacía al PAN, más lo que el PAN se imaginaba que hacíamos, pero nunca nos habríamos atrevido”.
Muchos de los analistas acostumbran de forma ligera enmarcar excesos antidemocráticos de hoy como si fueran un regreso al pasado del PRI.
Esa falta de matiz y trabajo serio hacen ver como normales en nuestro marco de referencia histórico embates y atropellos inéditos.
A  Augusto se le aprecia la batalla que da a diario en defensa de los mismos valores que ha defendido siempre.
EjecutivoAugusto también brilló en el Ejecutivo.
Ahí, historia de vida, desempeño y trayectoria lo convirtieron en precandidato en la sucesión de 1976.
Refiero tres experiencias.
Sin duda la que más habría de marcarlo a él, y él al país fue su paso por la reforma agraria.
  Ejecutivo.
— Departamentoy Reforma AgrariaUna revisión somera de la historia del país da cuenta de la centralidad de los conflictos alrededor de la tierra.
Estos retos aparecen en voz de Manuel Abad y Queipo en la época colonial, en el discurso de Ponciano Arriaga durante la Reforma, y en el análisis de Andrés Molina Enriquez sobre Los Grandes Problemas Nacionales.
La cuestión agraria aparece como elemento toral en el Plan de Ayala, pero figura también en el Plan de Guadalupe.
La figura de Emiliano Zapata es central en la Revolución Mexicana y el debate sobre la reforma agraria es permanente desde finales de la Revolución, pasando por el presidente Cárdenas hasta el gobierno de Luis Echeverría.
En 1970, el presidente Luis Echeverría Álvarez lo nombró primero como jefe del Departamento Agrario, para luego transformarlo en secretario de la reforma agraria de la que Augusto fue el primer titular.
Gómez Villanueva asumió el cargo con un mandato claro: acelerar la distribución de la tierra y mejorar las condiciones de vida de los campesinos.
Para entender la agenda agraria del gobierno de Luis Echeverría, hay una premisa, el estilo personal de gobernar y un diagnóstico.
El resultado fue una transformación profunda de nuestro país.
Evaluar esa gestión a 50 años de distancia exige ver las decisiones con ojos de esos tiempos y hacer ahora análisis rigurosos de sus resultados.
PremisaLa premisa la platica Augusto con frecuencia.
Refiere que a los pocos días de iniciado su mandato convocó Echeverría a una comida que incluía a Alfredo Bonfil.
En ella les dice: “Bueno señores, ya soy Presidente de la República; usted, jefe del Departamento Agrario y Alfredo secretario general de la Confederación Nacional Campesina, ¿qué nos falta para cumplirles a los campesinos de México?”.
Estilo Personalde GobernarEl estilo personal de gobernar de Echeverría metió a toda su administración en el ritmo vertiginoso de un Presidente que literalmente dormía con los ojos abiertos y descansaba poco.
No admitía burocracia ni dilación.
Si bien esto afectaba a toda la administración, en el caso de la reforma agraria era particularmente complejo, pues Echeverría decía, según Augusto, que no dormía tranquilo “si cada día no atendía y hacía algo por los campesinos de México”.
Noches enteras se iban en escuchar solicitudes o resolver problemas.
Un uso frecuente del avión presidencial era ponerlo a disposición de grupos y comunidades que se desplazaban a Los Pinos para reuniones, al mismo tiempo célebres e interminables.
No habrían navidades ni cumpleaños, sólo largas jornadas, mucho diálogo y decisiones difíciles.
Alguna vez en un discurso en Sonora, Carlos Armando Biebrich, en alusión a Augusto denunciaba la presencia de agitadores en el estado.
Con buenos reflejos tomó la palabra el aludido y dijo “es cierto lo que dice el gobernador, ese gran agitador se llama Luis Echeverría, que no descansará hasta ver hecha realidad la justicia social para el campo mexicano”.
Biebrich queriendo ofender, no se dio cuenta que halagaba tanto a Augusto, como a su jefe.
DiagnósticoEl diagnóstico fue respuesta a la pregunta original de Echeverría, cumplirle a los campesinos implicaba en voz de Augusto “…presentar el proyecto de ley de Reforma Agraria y revisar la legislación del campo, incluyendo el tema hidráulico, el crédito y la agricultura en general”.
Bonfil pensaba que la respuesta era “…actualizar la estructura institucional y el papel de las organizaciones campesinas, en la cual se definieran la organización ejidal y comunal, la pequeña propiedad agrícola y ganadera”.
Era una agenda fundacional.
Así pues, la premisa, la forma de gobernanza y el diagnóstico estaban claros.
GestiónEn mi mandato a cargo de la Financiera Rural recorrí varias veces el país.
Muchas de ellas, tuve la fortuna de que me acompañara.
Por espacio de cuatro años platicamos casi a diario.
Un día extraño, en que la agenda terminó temprano, me asomé a su oficina para ver si quería que nos fuéramos juntos; desde su escritorio me dijo “tan temprano no, jefe, vaya a ser que se acostumbren en mi casa”.
Infatigable y siempre al pie del cañón.
Así fui conociendo de primera mano y en territorio su versión de lo que fue su gestión.
Todo lo vasta que es nuestra geografía, a Augusto le tocaba atender los temas de su tierra.
Arrancó el primer día en Naucalpan y de ahí no paró.
Nuestro país, en muchos sentidos, habría de cambiar.
Augusto tenía 37 años.
Ese primer asunto fue un buen aprendizaje de lo que acabó siendo sello de Augusto y su gestión.
Se partía de la situación jurídica y se hacía política.
También le dejó una probada a Augusto de algo que acabamos aprendiendo todos en política.
Cualquier conflicto tiene dos partes con una relación adversarial.
Los beneficiarios de cualquier decisión pasan muy rápido de profesar amor de por vida, a considerarse amigos distantes o si acaso conocidos.
Los que empezaron siendo adversarios de la parte beneficiada, rápidamente pasan a considerarse enemigos, ése sí de por vida, del funcionario que resolvió.
De la mano de cada decisión se identificaban mejoras en el marco jurídico y en el institucional.
Así, por ejemplo, frente al desorden de millones de habitantes sin escritura y avecindados sin servicios, se creó la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett).
Parte de su equipo y tiempo lo dedicaba a labores propias del Castillo de la Pureza, ahí se planeaba, reflexionaba, diseñaba estrategia, ideaba política pública.
El grueso de gente y agenda estaban, sin embargo, en la Mansión de la Locura.
Ahí se enfrentaba el día a día.
Cada demanda, pendiente, encargo, reclamo, invasión, provocación, tomaban su turno.
En ese sexenio, Quintana Roo se convirtió en estado.
Fonatur y la Ruta Maya darían lugar al proyecto turístico más relevante en nuestra historia.
En simetría, Baja California Sur también nació como estado y Los Cabos empezó su camino hacia convertirse en el destino turístico con más llaves de cinco estrellas en toda Latinoamérica.
No se agotó en las penínsulas el sembrado de proyectos turísticos; también pasaron por Gómez Villanueva Bahía de Banderas y Puerto Vallarta.
Ahí se cruzó con Richard Burton y Elizabeth Taylor, más adelante sería amigo de Fellini.
El despliegue turístico y la reforma agraria se encontraron también en Cumbres de Llano Largo en Acapulco y también Ixtapa en Guerrero, Agua Hedionda y Tequesquitengo en Morelos, El Almeal y Ojo caliente en Aguascalientes.
Repasamos varias veces los retos y la historia de nuestra geografía.
Un día tocó en turno Oaxaca y, al cuestionarlo al principio del recorrido sobre sus rezagos históricos, en ánimo de entender sus raíces profundas empezó diciendo “Cuando aquí se asentó Hernán Cortés ….
” , algunas horas después terminaba su brillante y exhaustiva exposición.
Tlaxcala amerita una mención más amplia.
Ahí se conjuntaron estudiantes también de Puebla y Chapingo que denunciaban la existencia de latifundios, abiertos y simulados, grupos de campesinos inconformes y miembros del Partido Comunista.
La mezcla era explosiva y se integró en una caravana.
Ramón Danzós Palomino, líder agrario sonorense, radicalizaba con sus prédicas a los líderes campesinos contra el gobierno.
Entre los jóvenes que formaban parte de esa caravana, se encontraba la joven estudiante Beatriz Paredes.
El Ejército trató de impedir el avance de los marchistas hacia la Ciudad de México, la situación se tornó peligrosa y pudo haber ocurrido la repetición de un 68 en la cual se dijera que los estudiantes fueron reprimidos por el gobierno de Echeverría.
Así como Tlaxcala, pasamos lista de historias y dramas de los yaquis, huaves, seris y lacandones.
Igual de apasionante era conocer por su boca del henequén, la caña de azúcar, la candelilla, el ixtle, el café y el tabaco.
Cada estado, etnia, rama de la producción, figura jurídica de tenencia de la tierra, actores, historia, eran relatados por Augusto con erudición, pasión, y con poca capacidad de síntesis.
La multietnicidad y pluriculturalidad de México se vivía a diario en Reforma Agraria.
Su gestión trascendió fronteras.
Alguna vez platiqué con el canciller de Singapur, un brillante abogado, K.
Shanmugam sobre un tema que siempre genera diferencias y ocupa mucha atención de nuestro servicio exterior, la pena de muerte.
Nos dio buenos consejos respecto de cómo enfrentar algunos casos puntuales en el sureste asiático.
Al final sentenció “ojalá nunca enfrentemos un tema así en Singapur, aquí no habría espacio de negociación, no podemos aplicarle una sanción a un connacional que no estemos dispuestos a hacer efectiva a un extranjero”.
Así el combate al latifundio pasó por afectar los de Mayers y Whitehead en Coahuila, Niven en la Huasteca Potosina y al Vaticano “que están atrás de Lomas Verdes, a través de Bruno Pagliai”.
La creación de nuevos centros de población y los esfuerzos de colonización fueron retos brutales.
Albergues, deslindes, brechas, vivienda, todo ello y más se ponía en juego en esta tarea.
El nuevo centro de población era alternativa frente a las grandes obras o la congestión de la tierra.
La experiencia en Campech, de Candelaria con Rafael Rodríguez Barrera El Chel habría de marcarlos a ambos.
La escena de su primer saludo es absolutamente cinematográfica.
El Chel va al encuentro de Augusto armado con un rifle.
Para romper el hielo la pregunta fácil se refería a qué tan buen tirador era.
Por vía de respuesta toma el futuro gobernador de Campeche un peso, lo avienta al aire y disparando el rifle lo parte por la mitad.
Imposible generar un mayor impacto.
Muchos años después, Rafael confesaría que nunca lo había logrado antes y que nunca más lo pudo volver a hacer.
En el último tramo del siglo pasado, hay registro de más de siete mil nuevos centros de población, casi la cuarta parte pasaron por Augusto.
Todas estas intervenciones dan para una buena tesis de las muchas que necesitamos se desarrollen en México.
  Más aún, cualquiera de estos retos dan para contenido de Netflix, Vix, Apple TV, Amazon Prime o YouTube.
Mucho más drama, personajes, vivencias y ciertamente más edificante que lo que algunos han escogido, para sensacionalizar, que poca justicia le hacen al país y su prestigio.
En medio de muchos vendavales, Augusto aprendía una nueva lección.
Una andanada en contra de un secretario no se da sin la bendición o por lo menos la tolerancia de los Pinos o del Palacio Nacional.
Después de algunos artículos que lo cuestionaban, había pedido cita con el presidente Echeverría.
Un secretario cuestionado no abonaba a la gestión presidencial.
Con esa convicción y la renuncia en la bolsa del saco, Augusto llegó al acuerdo solicitado.
Para su sorpresa fue recibido por Echeverría acompañado del secretario de Gobernación y el procurador.
El Presidente les anunció que tendría acuerdo con Augusto, pero antes comentó que había leído en los medios algunos comentarios sobre su gestión.
Formalmente quería saber si había algún asunto que ameritara que el Presidente conociera.
Secretario y procurador aseveraron que no había nada.
“Seria bueno entonces’ dijo de forma solemne el Presidente “que rumores y mentiras dejaran de aparecer en medios para que el secretario de la Reforma Agraria pueda concentrase en sacar adelante las tareas que se le habían encomendado”.
  Ese día terminaron los comentarios y no fue necesario sacar la renuncia de la bolsa del saco.
Para evaluar esta parte de nuestra historia, el contrafactual en el análisis es clave y tiene dos dimensiones que, a mi juicio, son hoy el centro del debate.
La calidad y apoyo a la democracia frente a la presencia de la marginación es menor.
Los niveles de exclusión de hoy son diferentes de los de ayer, pero son muchos quienes no se ven reflejados siquiera en el problemario nacional.
La reforma agraria y los esfuerzos de Augusto fueron muy disruptivos, pero probablemente dieron oxígeno y apoyo a nuestra democracia y, a juicio de Echeverría, evitaron que muchos terminaran “colgados de un poste”.
Hoy la distancia permite para cada intervención realizar un juicio.
En general, hay una línea base de lo que la tierra generaba antes de la afectación.
En todos los casos está definida la intervención, y la distancia debería permitir un juicio objetivo.
Ejecutivo.
— Comercioy Fomento IndustrialDespués de concluir su ejercicio diplomático en Nicaragua, fue un tiempo coordinador de asesores de Héctor Hernández en la Secretaría de Comercio.
 Terminando su encargo en Nicaragua buscó al presidente De la Madrid.
Dice Augusto que el presidente le preguntó por sus planes y que él le dijo: “tenemos dos opciones, en una yo regreso y hago mi vida.
A usted le reportan sobre cada desayuno, comida, reunión o cena y especulan sobre lo que estoy buscando.
La otra opción es que me dé trabajo.
Así sabrá que detrás de cada encuentro, el único objetivo es ayudar a que a su gobierno le vaya bien”.
El Presidente, con buen tino, le ofreció ese espacio con Héctor.
Ejecutivo.
— La Financiera RuralSu último desempeño en el Ejecutivo fue justamente en la Financiera Rural.
Ahí su apoyo fue invaluable.
Siempre prudente, profundo y pertinente asesoró a los directores que tuvimos la suerte de que nos acompañara.
Hizo equipo con entrañables amigos, construyó espacios de diálogo con organizaciones y funcionarios, con innumerables clientes de la Financiera que disfrutaron, agradecieron y aprendieron con cada encuentro.
Él escogió llegar a la Financiera.
Un día me dijo que terminando la legislatura le gustaría sumarse al equipo y ayudar a que la Financiera fuera exitosa.
Me halagaba profundamente su interés, pero incluso mi puesto se veía pequeño frente a su trayectoria y experiencia.
Ahí dio una lección de vida y generosidad.
“En política”, me dijo “hay momentos en donde toca ser actor principal y otros donde toca ser actor de reparto.
El secreto es encontrar la felicidad en el proyecto y no en el puesto”.
DiplomáticoAugusto relataba la experiencia que lo llevó al mundo diplomático resumiendo en un sólo acto eventos que se desarrollarían a lo largo de diferentes momentos.
Pero esa forma de resumirlo capturaba de forma más veraz y viva el trasfondo y los entretelones, que si se apegara lineal y literalmente a una cronología de tiempos calendario.
Dichos y hechos, propios y de terceros llevaron a Augusto a estar frente al secretario Reyes Heroles, quien a nombre del presidente, ponía frente a él la distributiva feudal del “entierro, destierro o encierro”.
Poco importaba que no había razón para la segunda ni motivo para la tercera.
El presidente López Portillo le reconocía resultados, talento y le tenía aprecio.
Entonces y hoy la probidad de Augusto y su absoluta rectitud es acreditada.
Frente a esa disyuntiva, el destierro fue su destino, y su isla de Elba, fue Italia.
ItaliaA pesar del sinsabor y la distancia, muchas y muy interesantes vivencias le dejó su primera incursión en la diplomacia.
Augusto fue llamado a servir como parte de nuestro servicio exterior a los 43 años.
A pesar de su corta edad, ya había sido legislador, líder de la CNC, secretario general del PRI, secretario de Estado y precandidato a la Presidencia.
Todo ello, a su decir, sin haber sido requerido a un evento diplomático formal.
Así se encontraba Augusto, vestido de etiqueta con todo y su moño de charro tradicional, asistiendo a una función diplomática en la embajada de Costa de Marfil.
Recuerda a los anfitriones ataviados en lujoso lino, al Nuncio Apostólico con su Cruz pectoral, pero sin un verdadero ambiente de fiesta.
De repente suena en la sala una cumbia, a cuyos pasos se desplaza Augusto con movimientos fluidos y naturales.
Bailando con gracia y ritmo se acerca a la embajadora y extendiendo la mano la invita a la pista.
Augusto reporta que la embajadora, amable pero firme, le ofrece acompañarlo “una vez termine nuestro Himno Nacional”.
Esa, remataba Gómez Villanueva, era la diferencia entre un embajador de carrera y uno a la carrera.
Estando en Italia toca vivir el cambio de dos papas: Paulo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.
Posterior a la misa de ascensión de este último, se dio la posibilidad de saludarlo.
Participó en el saludo Joaquín López Dóriga quien, con boleto de Aeroméxico en mano, y sin el conocimiento de nuestro embajador, invita al papa a visitar México.
Sin pensarlo dos veces, el papa acepta la invitación.
Augusto recuerda que al avisarle al presidente López Portillo de la inminente visita, éste, después de una pausa de algunos segundos, dice: “Válgame Dios ¿y qué vamos a hacer con él aquí?”.
El secuestro y asesinato de Aldo Moro, líder moral de la Democracia Cristiana, fue un acontecimiento que conmocionó al país y a toda Europa.
Marcó un punto de inflexión en la historia de Italia.
Acreditaba el colapso del diálogo y la inclusión.
Desafortunadamente, hubo mexicanos expuestos a este ambiente de inestabilidad y terror.
Todos ellos pueden dar fe que don Augusto tradujo el ondear de nuestra bandera, en protección para los ciudadanos mexicanos.
 NicaraguaNosotros en la casa vivimos parte de la Revolución Sandinista a través de los ojos y vivencias de mi tía abuela, la madre Esperanza Orvañanos, quien fue monja del Sagrado Corazón.
La obra se instaló en León, Nicaragua, para llevar fe y educación a una comunidad en medio de una guerra civil.
A Augusto le toca vivir y arbitrar varias tensiones.
En el trasfondo del conflicto se hallan Estados Unidos y la Unión Soviética.
Es el escenario del escándalo Irán Contra.
Es también el espacio de un gran esfuerzo mexicano en la búsqueda de una solución pacífica a la crisis centroamericana.
Al centro de todo ello Augusto, apoyando, acompañando, dialogando, atemperando, corriendo riesgos, encauzando, y después de todo ello platicando uno de los capítulos más interesantes de su vida y de nuestra historia diplomática.
El décimo comandante, el Jefe de la Brigada del Bigote Grande, dejó honda huella en Nicaragua y ella en él.
Muchos años después, mi primera salida como canciller fue a Nicaragua.
  Invité a Augusto a que me acompañara.
Se medía la profundidad de la conexión con la cantidad de gente que pidió verlo en su estancia, entre ellos el presidente Ortega y la señora Rosario.
Todavía hace poco Augusto estuvo dispuesto a buscar diálogo con la dirigencia nicaragüense frente a sus abusos y sinrazones.
No encontró disposición.
Es una pena en lo que terminó el movimiento y su dirigencia.
Líder Social y de PartidoOtra de las muchas vidas de Augusto pasó por su experiencia de partido.
Tuvo dos momentos, uno en pleno crecimiento político, dentro de la Confederación Nacional Campesina hasta encabezarla, y otra, como secretario general del PRI, cuando no fue favorecido en la sucesión.
Líder Social y de Partido.
— La Confederación Nacional CampesinaLa Revolución Mexicana tuvo una profunda vertiente agraria.
La revolución se convierte en agenda programática y se plasma en la Constitución.
El ritmo de la agenda se movía en diálogo, coordinación, conflicto y demanda entre los gobiernos emanados de la revolución y el partido que interpretaba y daba cauce a la exigencia.
Dentro del partido, es la CNC la que sectorialmente agrupa la agenda y actores del campo.
Varios papeles jugaba, a mi juicio, la CNC y Augusto dentro de ella.
Primero identificar, encauzar, interpretar y ponerse por delante de las inquietudes de los campesinos.
Segundo, ser actor en el proceso sucesorio tanto del Poder Ejecutivo como del Legislativo.
Finalmente contribuyendo en la construcción de la agenda y de la política pública.
Augusto destacó en los tres papeles.
Como muchas otras veces, en su trayectoria, a Augusto lo buscaron para que le echara agua fría al chocolate caliente.
Augusto sustituye a Amador Hernández como resultado del conflicto coprero.
Para ser un gran líder hay que saber; intuir, interpretar y encauzar.
El enfrentamiento entre copreros y el gobierno de Guerrero de Raymundo Abarca Alarcón terminó de forma violenta y con la muerte de campesinos.
Como líder y funcionario Augusto nunca dejó que la inconformidad lo rebasara.
Ya en su segunda vertiente, la CNC fue muy activa en la sucesión que condujo Gustavo Díaz Ordaz.
La liturgia sucesoria se ancló como siempre en la figura del tapado de Abel Quezada, la premisa del que se mueve no sale en la foto, de Fidel Velázquez, y las Palabras Mayores entregadas como punto climático al candidato de Luis Spota.
La disciplina partidista no impedía que Augusto encontrara formas de acreditar su simpatía por Luis Echeverría.
El día que el proceso sucesorio llegaba a su fin, el presidente Díaz Ordaz convocó a desayunar a las “fuerzas vivas” del partido, a los líderes de los sectores.
Para los sectores era importante anticiparse a comunicar la noticia.
En ausencia de celulares, Augusto había dispuesto un equipo de comunicación sofisticado entre la oficina central de la CNC y sus ligas.
La idea era que los campesinos llevaran mano en el destape.
  A cargo del operativo estaría Alfredo V.
Bonfil.
Gómez Villanueva después de sortear con velocidad de olímpico cualquier obstáculo, se pone en la línea con Alfredo y le dice: “Bonfil, nuestro amigo”, después de un silencio angustiante, se escucha la respuesta: “¿Cual, Augusto? ¡Todos son nuestros amigos!”.
Aclarado el punto, corrieron a felicitar al candidato y escuchar sus primeros mensajes.
Se decidió con escrúpulo no hacerlo en Bucareli, sino desde un balcón vecino.
El balcón daba al cuarto de una señora ya mayor.
Augusto, anticipando que daría un discurso histórico por su emoción y enjundia, vio con ilusión un vaso de agua en el buró junto a la cama.
Después de dar algunos tragos con gran fruición y sentir resistencia, regresó el vaso y entonces vio el paladar con dientes postizos que llevaba dentro.
Su vida partidista fue y es una constante.
Su siguiente experiencia tuvo un signo distinto.
Cuando lideró la CNC todo era esperanza y futuro.
Cuando fue secretario general venía de perder la sucesión.
Entre las muchas lecciones que me ha dado Augusto destaca que “en política hay que aprender a morir para volver a nacer”, esto lo ha hecho él muchas veces.
Pero ese axioma tiene un corolario.
“Cuando está uno muerto, hay que ver quién se hace presente en el funeral, esos son tus amigos y con ellos te debes reinventar”.
Esta lección la pienso con frecuencia, sorprendido gratamente por muchas presencias y levantando la ceja también por algunas ausencias.
Líder Social y de Partido.
— La Secretaria General y Otros Encargos de PartidoFue secretario general del PRI.
Llegó al amparo de una sucesión en la que fue actor relevante.
A Augusto se le veía entrar y salir de Los Pinos, con guayabera para atender asuntos de los campesinos, en chamarra cuando tocaba en agenda temas de la pequeña propiedad, y de saco si mediaban afectaciones relevantes.
Augusto había sido objeto de elogios desmedidos por parte del Presidente en un evento en Bellas Artes pocos días antes.
Ahí intuyó que no sería favorecido.
El mejor elogio del Presidente era hacerlo candidato, un reconocimiento público hacía evidente que las palabras mayores que se daban en privado no llegarían.
Ambos, Porfirio y Augusto fueron convocados en los Pinos y recibidos juntos por el presidente Echeverría.
Cruzaron miradas que hacían obvia la pregunta que querían hacerse, “¿Eres tú?”.
El Presidente resolvió pronto la incógnita.
Por segunda vez escucharía Augusto las frases sacramentales.
Esta vez el beneficiado sería el lic.
José López Portillo.
Casi sin dejarlos tomar aire, el Presidente les dijo que el candidato estaba ya informado y le había pedido que les transmitiera una invitación.
A Porfirio lo invitaba como dirigente del PRI y a Augusto como secretario general.
“Seguro estando de que aceptarían”, dijo Echeverría: “los acompaño para que puedan confirmar que aceptan y aprovechen para agradecer”.
La Secretaría General, la Comisión de Procesos Internos, delegado en más de 15 estados le permitió convocar y construir candidaturas, elaborar programas de gobierno y participar en elecciones.
Hoy Augusto sigue en eso, con ímpetu de novillero dando lecciones a diario.
Familia y amigosHasta acá el relato ha tenido que ver con desempeños, pero Augusto es ante todo hombre de familia y amigos y eso en él ha sido fundamental.
Augusto dice, y quienes la conocemos sabemos que es cierto, que Lupita es “entrañable esposa, compañera, asesora y maestra”, también agradece a hijos y nietos que nacieron “en medio de los torbellinos pero nunca me abandonaron”.
Podría escribir aún más si pretendiera explorar toda la gente cuya trayectoria fue influida, para bien, por su amistad con don Augusto.
Somos muchos quienes sentimos a Augusto cercano, aun en la distancia generacional, y esa capacidad de entreverarse (más la dieta mediterránea y su disciplina) a sus 94 años lo mantienen joven.
AusenciasEn su balance pesan y también lo definen tres ausencias.
La forma como se sobrepone a ellas es parte fundamental para entenderlo y admirarlo.
Una filial, una fraternal y una política.
Ausencia.
— FilialAugusto pierde a su hijo René en un lamentable y doloroso accidente.
Su ausencia le duele y cae en cuenta de haber sacrificado los “días más bellos de su infancia”.
En medio del duelo cuidó con gran presencia que nadie fuera injustamente culpado del accidente.
Ausencia.
— FraternalYo creo que muy pocas veces, de las muchas que hemos platicado, están ausentes Alfredo V.
Bonfil o Alberto Cinta.
Hay una profunda mística en el sentido de servicio público de la generación de Augusto.
Probablemente nadie la represente mejor y de forma más congruente que Bonfil.
En él confluye la vocación de servicio y de entrega.
Un sentido meridiano de lo correcto, una dimensión épica en su actuar.
Bonfil sentía una convicción de estar haciendo historia, la nuestra, en cada lance.
Bonfil no estaba dispuesto a quedar mal con su conciencia, quería estar a la altura de la responsabilidad frente a los desposeídos y marginados.
Todo y más entregaron Bonfil y Cinta.
Gómez Villanueva ha hecho de su vida testimonio de gratitud.
En el desempeño público, el equipo permite que, frente a la duda y magnitud de los retos uno derive fuerza, entusiasmo y convicción de sus colaboradores y amigos.
Uno se imagina a Augusto de forma pública y privada, en lo concreto y en lo imaginario preguntarse varias veces “¿Voy bien, Bonfil?”.
La respuesta es, sin duda, sí.
La terna de Echeverría, Gómez Villanueva, Bonfil logró cambios estructurales y profundos.
La decisión más difícil que toma un presidente es la de la sucesión.
Complicado saber cuándo y por qué se decanta un presidente.
Todas sus reflexiones se hacen en solitario.
Augusto tenía una salida natural hacia Aguascalientes que Echeverría le negó.
No fue el beneficiado del proceso, pero, por alguna razón, su presencia y posibilidad fueron a ojos del presidente necesarios para conducirla.
Ausencia.
— Política y Enrique Olivares SantanaEso nos lleva probablemente al tema que por más tiempo estuvo en su emoción que fue el de Aguascalientes.
Ahí se forjó, conocía su estado en lo íntimo y lo estudió en la distancia y de forma objetiva.
Le aprendió a Enrique Olivares Santana.
Augusto describía su estilo “como peculiar, sencillo y fino”, destacaba que era “maestro rural y político vinculado a su raíz campesina y magisterial” mucho le debe haber enseñado, porque esa vibra la tenía también Augusto.
Aguascalientes fue anhelo, pero no ambición, entusiasmo, pero no obsesión, y está siempre al centro de esa gran cualidad de Gómez Villanueva de morir y volver a nacer.
Aguascalientes nos permite regresar al principio y entender la brújula política y ética de Augusto, quien se suma al equipo de Olivares Santana desde que él fue candidato al gobierno de Aguascalientes.
En esa capacidad fue convocado a acompañarlo a un desayuno con Don Nazario Ortiz.
La hoja de vida de Nazario era impresionante, tanto en lo público, como en lo privado.
Empresario próspero, una invitación a verlo al principio de una campaña tendría como objeto ofrecer al candidato apoyo económico.
Ahí aprovechó don Enrique para darle a Augusto una lección importante.
Con el desayuno llegó la oferta.
Olivares Santana consideraba inadecuado ese financiamiento y planteo en vez que don Nazario formara parte del Patronato de Cultura de Aguascalientes.
El agradecido y comprometido resultó ser el empresario, Aguascalientes logró un gran patrono cultural y Olivares Santana sentó las bases axiológicas de su gobierno y dio ejemplo de cómo hacerlo a Augusto.
Augusto decía que su credo formativo se lo debía a Olivares Santana, que alguna vez dijo a su joven particular que los tres principales riesgos para su carrera e imagen eran tolerar cualquier debilidad por “dinero, poder y mujeres”.
Habría un cuarto riesgo, era enamorarse de la tribuna.
Esta tentación a sucumbir a la vanidad de los aplausos se acentuaba después de haber contestado el informe del presidente Díaz Ordaz.
“No se entusiasme por decir discursos, un resbalón y se acabó su prestigio.
Yo le aconsejo que a partir de hoy se dedique a servir como diputado a la CNC”, eso sentenció Olivares Santana y Augusto atendió para bien su consejo.
Un último consejo transmitía Augusto en boca de Olivares Santana, que era un aficionado a la cacería de la paloma.
Después de un escopetazo, igual que después de un episodio ruidoso, palomas y políticos salen corriendo.
“No los persiga, deje que pase el ruido y unos y otros regresan solos”.
Augusto.
— Sus muchos papeles siempre al servicio de MéxicoGutito, prieto, maestro, décimo comandante, Jefe de la Brigada del Bigote Grande, romano, burbujo, diputado, senador, constituyente, embajador, Gómez Villanueva, don Augusto, o simplemente Augusto, nos permite recorrer un México que no se entiende sin él.
En política decía: “las cartas se tiran diario, y hay que jugar la mano que nos toca”.
Eso hace don Augusto aún hoy, mucho nos ha enseñado y a todos toca en la trinchera que estemos ver cómo jugamos cada mano en beneficio del país.
   Aquí podrás acceder a noticias en tiempo realConoce lo más viral en Facebook Trending Lee a los columnistas de Excélsior Opinión clm  Contenidos Relacionados: ‘No dejemos que cerrazón apague voces del pueblo’: Gómez VillanuevaSequía también impacta al Lago de Chapala Tinta indeleble para elecciones, con una receta más secreta que el refresco de cola


Compartir en:    


Agente de Policía de Los Ángeles no enfrentará a cargos penales por la muerte de una joven de 14 años en una tienda durante un enfrentamiento policial con un sospechoso. 03:10

Un agente del Departamento de Policía de Los Ángeles no enfrentará a cargos penales por el tiroteo mortal en 2021 de Valentina Orellana-Peralta, una adolescente de 14 años, quien murió en el interior de una tienda por departamentos cuando la Policía disparó contra un hombre sospechoso de atacar a una mujer.

CNN en Español

‘Silver surfers’: más allá de los 40 en el trabajo.03:10

Para las empresas, adaptarse a una fuerza laboral diversa en edad es esencial como responsabilidad social y como estrategia para fomentar la innovación y la sostenibilidad.

El Financiero

Explorando las ventajas de una arrendadora de carros y conduciendo alta gama.

Las arrendadoras de carros, también conocidas como empresas de renting, son una opción conveniente y flexible para aquellos que desean utilizar un vehículo sin comprometerse a la compra.

Lado.mx

Pin Up Bet: Apuestas de lucha libre y artes marciales en México.

El boxeo, apuestas MMA, WWE y UFC son los favoritos de los usuarios mexicanos, apuesta en Pin Up Bet en los mercados de apuestas variados y cuotas competitivas.

Lado.mx

Consejos rápidos para retiros: identificación de las opciones de pago más rápidas para los jugadores en línea.

Dado lo rápido que se mueve el mundo, la emoción de ganar sólo se ve superada por la emoción de cobrar las ganancias obtenidas con tanto esfuerzo. Sin embargo, los métodos de retiro de un casino en línea a otro pueden ser muy diferentes en términos de velocidad y eficiencia.

Lado.mx

Aprueban reforma a la Ley de Amnistía en el Senado.01:30

El Senado avaló con 67 votos en lo general y en lo particular el dictamen que otorga al titular del Poder Ejecutivo la facultad de liberar de manera directa, sin sujetarse a ningún procedimiento, a cualquier persona que haya cometido … The post Aprueban reforma a la Ley de Amnistía en el Senado appeared first on Calle Mexico.

Calle México

Los mejores SSD NVMe PCIe 4.0 para PC gaming: ¿Cuál comprar? Consejos y recomendaciones . 02:05

Si eres fan de la tecnología en general sabrás más que de sobra la gran tendencia de los últimos años de hacer todo cada vez más pequeño. Esto queda muy patente dentro del mundo del hardware, y la mayor prueba de ello la podemos ver con las recientes

3d Juegos

Defensa rusa derribó 21 objetivos aéreos en región de Bélgorod. 01:34

Moscú, 18 abr (Prensa Latina) Los sistemas rusos de la defensa antiaérea eliminaron 21 objetivos aéreos en los cielos sobre la ciudad de Bélgorod y la región homónima, anunció hoy el gobernador del territorio, Viacheslav Gladkov.The post Defensa rusa derribó 21 objetivos aéreos en región de Bélgorod first appeared on Noticias Prensa Lati

Prensa Latina

Atiende Coesfo incendio en San Francisco Huehuetlán.Ayer, 14:03

El Gobierno del Estado de Oaxaca a través de la Comisión Estatal Forestal (Coesfo) atiende el reporte del incendio forestal activo en el municipio de San Francisco Huehuetlán perteneciente a la región Sierra de Flores Magón.   Personal de la brigada estatal de combatientes con sede en San Juan Bautista Cuicatlán se moviliza al lugar [

RIOaxaca

“Vamos a construir juntos”, ofrece Homero Davis en CMIC BCS. Ayer, 09:40

Homero Davis Castro, candidato a Senador por Baja California Sur se reunió con integrantes de la Cámara Mexicana de laLa entrada “Vamos a construir juntos”, ofrece Homero Davis en CMIC BCS aparece primero en NBCS Noticias.

NBCS.mx

Arrestan a intendente por abusar de menor en escuela de Navojoa. Ayer, 15:02

Navojoa, Sonora.- Elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) capturaron a Gilberto “N”, de 55 años, por su probable responsabilidad por el delito de abuso sexual agravado cometido en perjuicio de una menor de edad, de identidad reservada, en el interior de un plantel privado de educación básica. De acuerdo a lo es

Proyecto Puente

La información agregada y la responsabilidad de esta, pertenece a los sitios que lo publican. Lado.mx solo se encarga de publicarla.